• No products in the cart.
Share:

Conservación de embutidos

Debido a que nuestros embutidos son frescos y sin conservadores, la manera ideal de conservarlos, si es que no los vas a consumir de inmediato es:

1:  Mantenerlos en refrigeración en el empaque original hasta su consumo, por no más de 7 días.  Si notas que el líquido del producto se ha vuelto un poco viscoso sólo enjuaga la tripa con agua corriente y puedes usarlo sin problema.  El agua ayuda a limpiar el líquido además de que facilita la extracción de la tripa si es que lo vas a usar para algún guisado que no la requiera.

2:  Si prefieres consumir el producto después, te recomendamos retirar el hilo, dividir en porciones de dos ó tres chorizos, empacarlos en papel aluminio y colocarlos en el congelador, de esta manera pueden durar hasta 6 meses.  Cuando decidas consumirlos coloca directamente el paquete congelado en un sartén y una vez que comiencen a cocerse las piezas y el aluminio deje de estar rígido, retirarlo del sartén y continuar la cocción.  El objetivo es que el embutido no pierda jugos al momento de cocinarlo y mantenga su sabor y textura.  También se puede descongelar a temperatura ambiente o dentro del refrigerador, hasta esperar que las piezas estén listas para ser cocinadas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish